Estás en:  Municipio / Economía

Economía

La realidad económica de Morata se ha visto modificada a lo largo de estos años desde que Madoz la describiera como una localidad eminentemente agrícola. La transformación en una localidad industrial y de servicios llegó de la mano de su única y preponderante industria, la cementera que se instaló en la localidad en 1930. La preponderancia del sector industrial ligado a la cementera queda patente si pensamos que algo más del 53% de los afiliados a la Seguridad Social en Morata (157 trabajadores) están adscritos al sector industrial y que de ellos la mayoría dependen de la fábrica de cemento.

La fábrica de Morata está integrada en el grupo empresarial Cemex y es una planta que comenzó a trabajar en 1932 (ver apartado empresas en este mismo epígrafe). Desde entonces, y después de más de 80 años ininterrumpidos de funcionamiento, la fábrica ha experimentado modificaciones, ampliaciones y mejoras, hasta convertirse en una instalación que cuenta con una tecnología muy avanzada. Entre otras razones, la fábrica se construyó en Morata debido a la existencia de abundantes e idóneas materias primas, la disponibilidad de un apeadero de ferrocarril, y una buena comunicación por carretera.

Los servicios son el segundo sector en importancia en la localidad, dando trabajo al 31’4% de los moratenses. Destacan en este grupo los comerciantes, los funcionarios y los trabajadores de la hostelería. La agricultura queda reducida a un exiguo 9'9% de los trabajadores, mientras que la construcción emplea a algo más del 5%. Más de la mitad de los trabajadores de Morata tienen su puesto en el propio municipio donde residen, mientras que más del 45% deben de salir a trabajar a otro municipio, fundamentalmente a Zaragoza y en menor medida a La Almunia, Illueca y Épila.

Por lo que respecta a la agricultura, existen 189 explotaciones agrarias, de las que la práctica totalidad están a nombre de personas físicas. De ellas, 115 tienen menos de 5 hectáreas y 66 entre 5 y 50 hectáreas. Por último, son 5 las explotaciones que superan las 50 hectáreas y 3 las que no disponen de tierra. La superficie agrícola utilizada son algo más de 1350 hectáreas, de las que poco más de 200 son de regadío. En cuanto a producción, los frutales de secano se llevan la palma con casi 350 ha, mientras que frutales de regadío apenas hay 82 has. El olivar es el segundo cultivo en importancia, con casi 300 has la mayoría de las cuales son de secano. El viñedo ocupa más de 70 ha y produce buenos caldos para consumo propio. Cuenta con una bodega que se encuadra dentro de la denominación Vinos de la Tierra de Valdejalón.